Síndrome del Cuidador

Si miramos a nuestro alrededor, seguro que conocemos a un gran número de personas que están a cargo de algún familiar y, si hacemos un poco de análisis, podríamos decir que la gran mayoría padece lo que denominamos el Síndrome del Cuidador.

Este síndrome, que pudiera parecen poco común, lo padecen un 85% de los cuidadores. Es por eso que se debe vigilar muy de cerca e intentar que no se produzca o, si ya se ha producido, saber reconocer los síntomas para poder buscar la ayuda que más se adapte a nuestras necesidades.


Cuidadores de Enfermos

Cuidadores de enfermos

Son muchas las personas que, por diversos motivos, tienen que hacerse cargo de personas enfermas o dependientes.

Cuando tenemos en casa una persona con algún tipo de dependencia, todo nuestro mundo cambia. Tenemos que incorporar a nuestra vida una nueva prioridad: el bienestar de esa persona.

La tarea de cuidar a una persona en dependencia conlleva mucho esfuerzo, tanto físico como mental,  lo que puede acabar en un agotamiento por parte del cuidador. Es lo que se conoce habitualmente como el síndrome del cuidador quemado o burnout.


Cuidador Primario

Cuidador primario

Hay muchos tipos de cuidadores. En este artículo, vamos a centrarnos en las personas que cuidan y acompañan a personas dependientes.

Es habitual que, al principio, los cuidados se dividan entre varias personas de la familia pero, a medida que pasa el tiempo y la situación se va estabilizando, hay una persona que toma el cargo de cuidador principal.

A esta persona se le conoce como CUIDADOR PRIMARIO.

Las tareas que realiza el cuidador primario depende de la situación de dependencia de la persona a la que hay que dar los cuidados.

Entre estas tareas, suelen estar presentes:

  • El control de la medicación.
  • Las actividades diarias de higiene y cuidado personal.
  • La alimentación.
  • El vestido.
  • Acompañamiento a las consultas y periodos de posible hospitalización.
  • Organizar el papeleo y ayudas que reciba la persona.

Cuidando al Cuidador

Cuidando al Cuidador

Si nuestra prioridad es cuidar de la persona que tenemos a nuestro cargo, no podemos olvidar que eso no lo podemos hacer si no nos cuidamos a nosotros mismos.

En estos momentos, somos el pilar de la persona enferma, tenemos que ser su cabeza, sus manos, sus pies, sus oídos… somos su mundo.

En mucha ocasiones, la persona dependiente nos necesita para realizar cualquier tarea o actividad, por simple que parezca.

Por ese motivo, es fundamental CUIDAR AL CUIDADOR.

En cuanto empecemos a notar cambios en nuestro estado de salud, debemos ponernos manos a la obra para no llegar a una situación extrema que luego sea más difícil corregir.


Síndrome del Cuidador Quemado o Burnout

El Síndrome del cuidador es algo muy habitual entre las personas que tienen a su cargo personas dependientes. Si queremos darles una adecuada respuesta a sus necesidades, es fundamental que estemos en plena forma física y mental.Bea Rubio

En este artículo, te damos algunas claves que te ayudarán a saber si padeces el Síndrome del cuidador quemado o Burnout:

SÍNTOMAS FÍSICOS

  • Cansancio general, a cualquier hora del día. Te cansas o te fatigas realizando cualquier tarea, cosa que antes no pasaba.
  • Sientes continuos dolores musculares, de cabeza, molestias de en el aparato digestivo…
  • Notas que tu apetito cambia: hay personas que dejan de comer o, por el contrario, hay otras que abusan de ciertos alimentos para sentirse saciado y satisfecho.
  • Trastornos del sueño: insomnio, te despiertas varias veces durante la noche para comprobar que todo está en orden, te sientes cansado y somnoliento durante el día.
  • Abuso de pastillas para dormir u otros medicamentos.
  • Abandono de su aspecto físico.

SÍNTOMAS EMOCIONALES

  • Sentimientos de culpa: sientes que no estás haciendo todo lo que puedes por la persona dependiente, si realizas alguna actividad lúdica te sientes mal porque la otra persona no puede disfrutar y tú sí…
  • Sientes una continua frustración por todo lo que te rodea.
  • A veces te muestras molesto o enfadado con la persona dependiente cuando requiere tu ayuda.
  • Te sumerges en un constante estado de melancolía.
  • Irritabilidad, cambios frecuentes de humor o de estado de ánimo.
  • Cada vez te cuesta más prestar atención a los detalles o concentrarte, incluso puedes llegar a pensar que tienes problemas de memoria.
  • Te sientes ansioso y con miedo del futuro. Cada nuevo día se te plantea como un reto imposible.

SÍNTOMAS SOCIALES

  • Desinterés por actividades que antes disfrutaba.
  • Aislamiento familiar y social. Van abandonando las amistades.
  • Tratar a otras personas de la familia de forma menos considerada que habitualmente.
  • Disminución del número de actividades y relaciones externas a la familia.
  • Cada vez sales menos con tus amigos y ya apenas te dedicas a las actividades que te gustan.

En este artículo hemos querido tratar un tema complejo y muy personal cómo es el SINDROME DEL CUIDADOR. Pero creemos que es importante conocer el papel y las necesidades de la gente que se encarga de cuidar de los más necesitados. Ayudémosles a Ayudar.

One Response

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.