7 CONSEJOS PARA ESTUDIAR MEJOR

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Todos, alguna vez, nos hemos hecho esta pregunta a la hora de estudiar: ¿cómo me meto todo esto en la cabeza?

Con el paso del tiempo, cada uno va viendo con qué se encuentra más cómodo y va adquiriendo su método de estudio, pero a continuación mostraremos una serie de consejos que te serán de gran utilidad en el momento de estudiar.


⭐ Hábitos de estudio: qué son y por qué son importantes

hábitos de estudio

Los hábitos de estudio son el determinante definitivo de nuestro éxito a nivel académico, sin importar el nivel de inteligencia o de memoria que tengamos.

Los hábitos de estudio se refieren a las costumbres que tengamos a la hora de estudiar, abarcan tanto el tiempo que le dedicamos, como el ritmo que llevamos o la regularidad con la que estudiamos. Son la manera de enfrentarse y afrontar las actividades relacionadas con el estudio.Puedes Mejorar

No hay que confundir los hábitos con las técnicas de estudio, ya que estas últimas son los métodos o estrategias que empleamos para facilitar el aprendizaje, es decir, se incluyen dentro de nuestros hábitos de estudio.


⭐ Técnicas de estudio

técnicas de estudio

A continuación, detallamos las técnicas de estudio más utilizadas por los estudiantes y que dan buenos resultados a la hora de memorizar o preparar un temario concreto:

  • El subrayado: destacar o subrayar las partes que te parezcan más importantes del tema. Lo recomendado es hacer una primera lectura del texto comprendiéndolo bien y ya en la segunda empezar a resaltar lo más relevante.
  • La realización de esquemas o resúmenes: personalmente, yo siempre hago resúmenes ya que me resultan de gran utilidad para comprimir la información y posteriormente memorizarla. Mi técnica se basa en leer, comprender y subrayar el temario y, a partir de lo destacado, escribir a mano y con mis palabras el tema, fijándome solo en lo que yo creo más importante. De esta manera a la hora de memorizar me centro en mi resUmen ya que es más sencillo. Si aún así es más complicado para ti memorizarlo, se recomienda el uso de esquemas o mapas conceptuales. En ellos se escogen las palabras clave que mejor representen los apartados y se organizan de manera que visualices la información clara y directamente.
  • El uso de reglas mnemotécnicas: en caso del estudio, son muy útiles el uso de acrónimos y el método de los lugares. En cuanto al uso de acrónimos: si te estás aprendiendo un tema que contiene muchos apartados a su vez, o simplemente una información que se divida en muchas partes, quédate con la primera letra de cada una de ellas y forma una palabra con todas las iniciales. Así, será más fácil e instantáneo la visualización y el recuerdo del contenido. En cuanto al método de los lugares: a la hora de recordar un discurso o una cantidad moderada de información, ve asociando lo que tengas que memorizar a las partes de un lugar que te sea familiar como tu casa o el camino que haces todos los días para ir a la universidad.
  • Practicar: es muy importante que sepamos aplicar los contenidos que estamos estudiando. Con practicar no nos referimos solo a que repitas los ejercicios de matemáticas, si no que te asegures de que todo lo que estudies lo estás entendiendo bien. Repite lo que has hecho en clase, hazte preguntas que creas que te vayan a hacer en el examen, explica el temario con tus palabras… Es de gran utilidad que lo hagas en voz alta y más si consigues que otra persona te ayude preguntándote varias cosas. Si esta persona no tiene ni idea sobre el tema y consigues hacer que lo entienda sería ideal.
  • Dibujar: en muchas ocasiones una representación gráfica nos ayuda a aclarar las ideas y a comprender mejor lo que estemos estudiando. Puedes dibujar el contenido tal cual o a la hora de explicar los contenidos ayudarte de dibujos según lo que el temario te sugiera con los llamados dibujos explicativos.

⭐ 7 Pasos para estudiar mejor

7 pasos para estudiar mejor

  Planifica tu tiempo: es importante que a la hora de organizarnos lo hagamos de manera realista, es decir, que nos propongamos cosas que sabemos que vamos a cumplir. Es necesario una buena planificación si queremos cumplir nuestros objetivos satisfactoriamente. Para ello es muy útil el uso de un calendario, ya que te permite visualizar tus exámenes o actividades a largo plazo y así sabrás repartir mejor el tiempo. Dentro de esta planificación es recomendable que incluyas horas de estudio, horas de sueño (es muy importante controlar que podamos dormir regular y suficientemente) y horas de deporte.
  Afianza una rutina de estudio: esto se puede interpretar de dos maneras. La primera sería estudiar todos los días durante el mismo tiempo y, a ser posible durante la misma hora para ayudar a convertir el estudio en un hábito estable y rutinario. La segunda sería utilizar los mismos métodos cada vez que estudias un temario nuevo. Esto puede ser útil hasta cierto punto ya que la familiaridad que nos crea a veces puede ser peligrosa y hacernos creer que nos sabemos algo cuando en realidad no es así.
  Realiza descansos: para que nuestra actividad cerebral aumente es necesario que descansemos según el tiempo que llevemos estudiando. Si nos hemos organizado bien y no tenemos que estudiarlo todo los últimos días, podremos tener el privilegio de tomar un descanso mientras estamos estudiando. Lo que mejor le viene al cerebro en estos casos es caminar. Tú capacidad de concentración empieza a disminuir a partir de los 20 minutos así que lo ideal es que por cada 20 minutos de estudio intenso descanses 5 o 10 minutos sin prestar atención a nada que tenga que ver con lo que estás estudiando.
  Mantén un ritmo de trabajo constante: es decir, a la hora de organizarte planifícalo todo de manera que puedas trabajar lo mismo todos los días e intenta cumplirlo. Si en cuatro días tienes que hacer ocho cosas en total y te has organizado para hacer dos cada día mantén el ritmo que te has propuesto tú mismo porque sino tendrás que hacerlo todo más rápido y peor.
  Evita las distracciones: en el momento en el que te vas a poner a estudiar asegúrate de que no tienes hambre ni sueño, que no estás muy nervioso y que tienes la televisión, el móvil y todo lo que pueda ser un medio para distraerte apagado o alejado de ti. Para ello es recomendable estudiar en la biblioteca ya que tienes menos probabilidad de caer en ese tipo de tentaciones.
  Trabaja en un espacio adecuado: esto es que esté limpio, ordenado, aireado, que tenga buena luz y que te permita concentrarte fácilmente.. Se recomienda alternar los lugares de estudio ya que si lo haces siempre en el mismo sitio llega a ser aburrido y cansado para ti. Por ello mejorarás tu atención si varías entre tu casa y distintas bibliotecas o salas de estudio.
  Recompensa tu esfuerzo: tienes que tener una gran capacidad y autoconfianza de manera que te propongas, por ejemplo, ver un capítulo de tu serie favorita cuando cumplas lo que tenías previsto hacer hoy y consigas hacerlo. Es decir, si no has llegado a cumplir todo lo que tenías que hacer, no puedes ver el capítulo.

Como podemos observar es muy importante que todos sepamos aplicar las técnicas y los hábitos de estudio aquí propuestos y que cada uno vayamos descubriendo cuáles nos vienen mejor a nosotros a lo largo del tiempo.

Si alguna vez has dudado de tus métodos para estudiar, esperamos que después de leer este artículo te sientas reforzado o incorpores nuevas técnicas y hábitos a tus rutinas de aprendizaje.

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.