KINTSUGI – La belleza de lo Imperfecto

¿Qué es Kintsugi?

Kintsugi, que significa Artesanía de Oro en japonés.

Es el arte de reparar la cerámica agrietada o rota con juntas de Oro.

Lo que nos enseña el Kintsugi como experiencia humana es que si un objeto ha sido dañado, entonces tiene más historia y por lo tanto debe ser celebrado y tener un lugar destacado, en lugar de ocultado o desechado.

Kintsugi Filosofia

Kintugi es una poderosa metáfora de la experiencia humana.

Somos el resumen de nuestras experiencias, y estas experiencias son las que nos permiten crecer.

Cometer errores es ser humano, sufrir daño es ser humano, lucir nuestras cicatrices con orgullo, es celebrar a la persona que hemos llegado a ser a lo largo de un viaje que se llenará de alegría y tristeza. Ambas deben ser apreciadas por las lecciones que aprendemos de ellas.

 Aquellos que tienen cicatrices y son conscientes del valor que tienen, se vuelven más poderosos gracias a ellas. 

Ninguno de nosotros atraviesa la vida indemne y es mucho menos doloroso mostrar tus cicatrices que tratar de ocultarlas continuamente.

El arte japonés de Kintsugi es un poderoso recordatorio para nosotros de que no importa si estamos dañados, de que no es malo tener cicatrices, que es bello y nos hace más humanos.

KINTSUGI - La belleza de lo Imperfecto - Post 1

Una vez que hayamos arreglado las piezas, seremos mucho más fuertes y hermosos que antes. Más información sobre el Kintsugi en este link.


Kintsugi Resilencia

Solemos soñar con un día dónde vivamos una vida armoniosa, con un trabajo profundamente satisfactorio, una pareja que nos complemente, una vida familiar feliz y el respeto de los demás.

Pero la vida tiene la costumbre de golpearnos cuando menos te lo esperas, destrozando nuestros ideales en fragmentos destrozados y sin valor.

Es en momentos de desilusión cuando nuestra RESILENCIA entra en juego y hemos repararnos por dentro mediante la filosofía japonesa del Kintsuy.

Kintsugi - Arte - Corazón

Tenemos que repararnos, cómo si fuéramos una cerámica dañada y sin esconder nuestras cicatrices, resaltándolas.


Kintsugi Técnica

 A lo largo de los siglos, los maestros Zen desarrollaron un argumento según el cual las vasijas, tazas y cuencos que se habían dañado no deberían simplemente descuidarse o desecharse.  

Deberían continuar atrayendo nuestro respeto y atención y repararse con enorme cuidado – este proceso simbolizando una reconciliación con los defectos y accidentes del tiempo, reforzando algunos grandes temas subyacentes del Zen.

La palabra que se utiliza identificar esta tradición de reparación cerámica es Kintsugi.

Diferentes técnicas de Kintsugi

  • Una pieza está agrietada – El uso de polvo de oro y resina, tendrá una superposición mínima, entre la grieta o para unir la pieza faltante.
  • Una pieza necesita ser reemplazada – Cuando falta una pieza, un fragmento de cerámica de reemplazo será reemplazado por oro o un compuesto dorado.
  • Pachwork – Cuando se utiliza una pieza de otro objeto, se cementa con el oro, creando un efecto patchwork.

Kintsugi Cicatrices de Oro

Kin se podría traducir por “DORADO” y Tsugi por “ARTESANÍA“.

Con lo que Kintsugi significa, literalmente:”Repararse con oro“.

En la estética Zen, las piezas rotas de una maceta accidentalmente rota deben recogerse con cuidado, volver a ensamblarse y luego pegarse junto con una laca impregnada de un polvo de oro. De hay proviene el termino: Kintsugi cicatrices de Oro.

No debería haber ningún intento de disfrazar el daño que provocan las cicatrices, la magia reside en hacer que las líneas que dibujan las cicatrices sean hermosas, visibles y fuertes.

Kintsugi cicatrices de oro

Las preciosas lineas de oro están ahí para enfatizar que las cicatrices emocionales son valiosas y no deben de ser escondidas.


Kintsugi Historia

Se dice que los orígenes de Kintsugi se remontan al periodo Muromachi, cuando el Shogun de Japón, Ashikaga Yoshimitsu (1358-1408) rompió su cuenco de té favorito y, consternado, lo envió a reparar en China.

Pero a su regreso, quedó horrorizado por las horribles grapas metálicas que se habían utilizado para unir las piezas rotas, y encargó a sus artesanos que idearan una solución más apropiada.

Lo que se les ocurrió fue un método que no disfrazó el daño, sino que hizo algo bien ingenioso.

Kintsugi pertenece a los ideales Zen de WABI SABI, que esta alineado con lo que es simple, sencillo y envejecido.

 

En esta época que adora la juventud, la perfección y lo nuevo, el arte del Kintsugi conserva una sabiduría particular:

El cuidado y el amor que ponemos en reparar una taza rota debe darnos la confianza para respetar lo que está dañado y ha cicatrizado, lo que es vulnerable e imperfecto, empezando por nosotros mismos y los que nos rodean.

2 Comments

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.