MINDFULNESS para Niños

El MINDFULNESS para NIÑOS es una técnica que nos permite vivir el presente de manera consciente, disfrutando de cada uno de los momentos que ofrece la vida a nuestros niños.

Es muy importante que los niños, desde edades muy tempranas, aprendan a prestar atención a todos los detalles que forman su vida.

En este artículo, te desvelamos todas las claves del Mindfulness para Niños y te ofrecemos diferentes técnicas que puedes usar con tus hijos, sobrinos, nietos o alumnos para ayudarles a vivir su vida de manera más consciente disfrutando de cada momento.


Mindfulness en Niños

 

Mindfulness en Niños

El Mindfulness es una técnica que va a ayudarte a hacer de tu vida un lugar mejor.

Vivimos en una sociedad repleta de cosas que hacer. Tenemos tantas tareas que realizar diariamente que nos estamos convirtiendo en robots. Hacemos todo de manera mecánica, sin prestar atención a lo que hacemos.

Por ello, no disfrutamos de actividades que pueden aportarnos mucho.

El simple hecho de cocinar para tu familia, de disfrutar de una película en el sofá junto a tu pareja, ese momento en el que bañas a tu hijo y ves cómo disfruta y experimenta nuevas sensaciones…

Lo hacemos todo con prisa y no con corazón.

Debemos pararnos un momento y empezar a cambiar nuestra filosofía de vida.

 Tenemos que DARNOS CUENTA de lo que hacemos. Esta es una premisa básica del Mindfulness. 
La práctica de Mindfulness no es un proceso pasivo. Requiere mucha energía y esfuerzo para regular nuestra atención y permanecer genuinamente tranquilos sin reaccionar. La aceptación en este contexto significa ver las cosas tal cual son en el presente. Pasamos muchos momentos de nuestros días negándonos a lo que ya constituye un hecho y resistiéndonos a el. Esto genera más tensión e impide que se produzcan cambios positivos … Tenemos que poder aceptarnos tal como somos antes de que en realidad podamos cambiar. Mediante el cultivo intencionado de la aceptación, creamos las condiciones previas a la sanación”

JON KABAT-ZINN

Relajación para Niños

Relajación para Niños

Los niños viven una vida cada vez más frenética.

Todo empieza desde primeras horas de la mañana, cuando los padres los levantamos con prisa, desayunamos rápido, nos enfadamos si no se visten cuando se lo pedimos… y esto pasa porque nosotros, los adultos, vivimos acelerados.

Si todos hacemos un poco de reflexión, admitiremos que es cierto. Entonces, lo que debemos hacer es empezar el día de otra manera, no poner nerviosos a los niños desde que nos levantamos.

 Respira, piensa que los niños no tienen la culpa de nuestro nerviosismo, de nuestras prisas. Dedícales el tiempo que necesitan y hazlo de forma cariñosa. 

Como sabemos que es algo difícil de conseguir por el ritmo de vida que llevamos, te damos algunas pautas para que puedas conseguir que los niños vivan la vida de manera más tranquila.

Es algo que podemos conseguir gracias al Minfulness y a la meditación.


Atención plena

Atención plena

Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar.

JON KABAT-ZINN

La Atención Plena es una antigua práctica budista. En la actualidad, está muy de moda y ligada totalmente al Mindfulness.

Podemos considerarla como una herramienta para DARNOS CUENTA.

Hay muchas cosas de las que no nos damos cuenta en nuestra rutina diaria y estamos perdiendo muchos momentos, emociones y sensaciones por vivir con el acelerador pisado.

 Gracias a unas sencillas prácticas que podemos realizar diariamente, podemos hacer Atención Plena y empezar a vivir nuestra vida con toda la magnitud que se merece. 

A continuación, te proponemos una serie de actividades que puedes incorporar a tu rutina diaria y enseñárselas a tus hijos y que os acercarán a la Atención Plena:

  • Hacer ejercicios de meditación: me permitirán aprender a ser consciente de mi mente, y traerme de vuelta al momento presente.
  • Leer: en un lugar tranquilo, un libro que te guste, sin pensar en nada más que en la historia que estás leyendo.
  • Lavarte los dientes: Concéntrate en lo que estás haciendo, hazlo tranquilo y pensando en los movimientos que estás realizando. Esto te dará un par de minutos de atención plena de una manera sencilla y, si lo haces a menudo, llegarás a hacerlo casi sin darte cuenta.
  • Ducharte: es un buen momento para sentir el agua, acariciar mi cuerpo con la esponja y dejar mi mente en blanco, no hagas nada más que disfrutar del agua cayendo sobre tu cuerpo y del aroma de tu gel de baño, será un momento muy plácido.
  • Dibujar y colorear: deja volar tu imaginación, coge un folio en blanco, dibuja lo que te apetezca o coge algún dibujo y coloréalo.
  • Comer: Come lentamente, sin distraerte con nada, esto hará que saborees más la comida y disfrutes de cada bocado.
  • Abrazar a alguien que quieras durante un minuto: presta atención a sus detalles, a su olor, al tacto de su piel, a lo que siente tu corazón cuando estás al lado de esa persona.

Meditación para Niños

Meditación para Niños

 

Lo primero en lo que debemos reparar a la hora de pensar en técnicas de meditación para niños es en el tiempo.

Lo más conveniente sería que practicáramos el Mindfulness  durante media hora al día, aunque se recomienda comenzar con sesiones más cortas, de no más de diez minutos, para ir cogiendo confianza con las técnicas y para dejar que la mente vaya recibiendo las nuevas sensaciones que vamos a sentir durante las prácticas e ir construyendo poco a poco estados mentales de meditación.

Debemos elegir un lugar adecuado donde el niño se sienta cómodo y, lo más importante, sin distracciones.

Te ofrecemos una serie de ejercicios de Mindfulness que puedes hacer con los niños:

1. MÚSICA DE RELAJACIÓN

En un lugar tranquilo y acogedor, ponemos música relajante.

Aquí tenemos varias opciones:

  1. Dejar que el niño disfrute de la música sin decirle nada.
  2. Mientras suena la música, guiarle en ejercicios de respiración.
  3. A la vez que escucha la música, le vamos narrando una historia.

Debemos ir aumentando el tiempo que dedicamos a este ejercicio, empezar con un par de minutos e ir ampliando el tiempo de forma progresiva.

2. VISUALIZACIONES

Las visualizaciones son algo que, en algún u otro momento, hacemos todos en nuestra vida diaria.

Una visualización consiste en imaginar que estás en un lugar concreto y vivir las emociones y sentimientos que te transmite ese lugar.

Podemos acompañar al niño en su visualización, no simplemente diciéndole que se imagine en un lugar, sino dándole pautas y contándole todos los detalles que tiene que ver en su interior.

Cuanto más detalles, más real le parecerá y más fácil será que se traslade a ese lugar.

Vamos a ver un ejemplo:

Imagina que estás en un bosque lleno de vegetación. A tu alrededor hay árboles muy altos. Tanto, que al sol le cuesta pasar entre sus hojas.

Corre una suave brisa que acaricia tu cara, te resulta agradable. Caminas por un sendero lleno de arbustos con flores amarillas y blancas.

Te gusta el olor que desprenden.

Coges una flor y la hueles con detenimiento, qué aroma más agradable. Al final del camino, te encuentras con un riachuelo, el agua es muy clara y baja a gran velocidad. Tocas el agua y está muy fría.

Como hace calor, te apetece dar un traguito de ese agua tan limpia. Oyes al fondo una cascada, te acercas y observas como un ciervo bebe agua tranquilamente. Te sientas en una piedra y escuchas el sonido del agua, te sientes muy bien, feliz, relajado…

A partir de ahora, cuando tengas momentos en los que estés nervioso, puedes volver a este lugar, porque es solo tuyo, es TU lugar.

BEA RUBIO para ©Puedes Mejorar

3. MEDITACIÓN GUIADA PARA NIÑOS

Se trata de llevar a los niños a un estado de relajación a través de acciones que vas contando con tu voz.

Son como historias que te invitan a meditar y, en muchas ocasiones, esos breves cuentos están repletos de valores y, por eso, es conveniente que, después de la escuchar la historia, hagamos una reflexión con los niños y nos quedemos con la moraleja de lo que hemos escuchado.

Os dejamos una selección de las meditaciones que más nos gustan:

  • Soy la montaña: es un juego que desarrolla la atención plena e inicia en la meditación a los niños. Te invita a dar un paseo por la montaña e imaginarte lo que ves a tu alrededor. Te conviertes en una gran montaña, inspirando sintiendo como la vida fluye por todos tus rincones, expirando dando gracias.
  • El árbol de las preocupaciones: es una bonita historia en la que los niños van a hacer un breve viaje hasta encontrar “el árbol de las preocupaciones”. Allí es dónde van a dejar todas las cosas que les preocupan y, por supuesto, cuando acaben de escuchar la historia, tenemos que animarles a que vayan mentalmente a ese árbol siempre que algo les atormente y dejen allí “sus preocupaciones”.
  • El árbol encantado: te invita a hacer un recorrido por la naturaleza, a darte cuenta del sol, del cielo, del arco iris… hasta que llegas al árbol encantado, el cual te habla y te hace sentir muchas sensaciones agradables, invitándote a disfrutar de ese momento.

4. IMÁGENES EVOCADORAS

Esta actividad consiste en mostrar al niño imágenes evocadoras, que les transmitan paz y serenidad. Pueden estar acompañadas de música relajante o, simplemente observar las imágenes y centrar toda la atención en lo que estamos viendo.

Podemos usar imágenes de agua: el mar, un río, una cascada…; selvas y bosques repletos de vegetación; bonitos paisajes, montañas…

5. MANDALAS

Mandala es una palabra sánscrita que significa “círculo” aunque también puede ser entendida como “lo que contiene la esencia”.

A través de círculos concéntricos, el mandala representa el mundo interior o exterior de una persona.

Si pintamos, dibujamos o construimos un mandala podemos conseguir relajación mental además de la posibilidad de expresarnos y reflejar nuestro mundo interior.

Es una actividad que les gusta mucho a los niños. Podemos ponerles música relajante mientras realizan la actividad.

La vida de un hombre es un círculo desde la niñez hasta la niñez, y así es en todas las cosas en que se mueve el poder. Incluso las estaciones, con sus cambios, forman un gran círculo, y siempre regresan donde estaban. El sol sale y se pone en un círculo. La luna hace lo mismo, y ambos son redondos. Los pájaros construyen sus nidos con forma de círculo, pues tienen la misma religión que nosotros. El viento, en su enorme poder, se arremolina. El cielo es redondo, y he oído que la Tierra es redonda como una bola, y también las estrellas. Todo lo que hace el poder del mundo se hace en círculo.BEA RUBIO para ©Puedes Mejorar

6. RESPIRACIÓN

La respiración es clave en cualquier actividad de relajación o de Mindfulness. Es el primer eslabón de la cadena.

Tenemos que enseñar a los niños a respirar, y hay varias maneras de hacerlo.

En primer lugar, tenemos que explicarles las fases de la respiración.

 Todos somos conscientes de que inspiramos y expiramos pero, hay un tercer paso que pasa desapercibido y que es muy importante en los ejercicios de meditación y relajación: el momento en que mantenemos el aire en nuestro cuerpo. 

Es el momento clave. Tenemos que enseñar a los niños a mantener en aire dentro durante unos segundos.

A partir de ahí, ya podemos explicarles lo que es la respiración abdominal, la cual necesitaremos para nuestros ejercicios:

Cogemos aire por la nariz lentamente, hinchamos nuestro abdomen, subimos los hombros y mantenemos la respiración dentro unos segundos, no soltamos de golpe, sino que lo hacemos lentamente, realizando el recorrido inverso: bajo los hombros y deshincho el abdomen. Les ayudará que les invitemos a poner las manos en el vientre para acompañar y notar mejor los movimientos.BEA RUBIO para ©Puedes Mejorar

Podemos ayudarles con este vídeo en el que, con una bonita música de relajación de fondo, nos da pautas para realizar nuestros ejercicios de respiración, reparando en cada parte de nuestro cuerpo, por lo que conseguiremos una relajación total.

7. CUENTOS MINDFULNESS

Hay muchos cuentos e historias que pueden ser utilizadas para nuestras prácticas de Mindfulness. Puedes inventártelos tú mismo, en función de los intereses de tus hijos o alumnos.

Pero para ir empezando y cogiendo práctica, te dejamos algunos ejemplos de los que más nos gustan:

  • El cuento de las 3 orugas: es la historia de tres orugas: la oruga “oruga”, la oruga “seré” y la oruga “ains”. Cada oruga se comporta de una manera diferente y, según cómo es cada una, les pasan cosas diferentes. Tiene una bonita moraleja muy sencilla de entender.
  • Videocuento: respira. A través de un cuento narrado por un niño, te enseña a respirar para no sentirte nervioso, haciéndote imaginar que eres una ola, el viento… También nos habla de los tipos de respiración y lo explica de una manera sencilla que los niños pueden entender perfectamente.

8. EJERCICIOS DE RELAJACIÓN PARA NIÑOS

Una parte muy importante del Mindfulness es aprender a relajar nuestro cuerpo.

Para ello, podemos optar por hacer una técnica de relajación con los niños muy sencilla:

En una habitación con poca luz, con ropa cómoda y tumbados en el suelo, ponemos una música relajante.

 Empezamos a guiar al niño en un recorrido por su cuerpo. Lo que pretendemos es que tome conciencia de todas las partes de su cuerpo y las relaje. 

Para ello, iremos parte por parte y le diremos que la tense durante unos segundos y que luego la relaje.

Céntrate en tu cabeza, ahora vas a cerrar los ojos muy fuerte y vas a mantenerte así durante unos segundos. Deja de apretarlos, ¿qué sientes?. Ahora pasamos a la boca, aprieta la boca con fuerza, mantenla así durante unos segundos y ábrela despacio… ¡Qué cara más relajada tienes!

Después pasaremos al tronco, haciendo lo mismo con la barriga. Tomamos aire e inflamos la barriga, mantenemos el aire unos segundos y lo soltamos lentamente. Cuando estamos acabando de sacar el aire, apretamos la barriga con fuerza y la soltamos. Repetimos tres veces. ¡Qué a gusto se queda uno!

Pasamos ahora a las extremidades superiores: apretamos los hombros con fuerza hacia abajo, mantenemos unos segundos y soltamos. Repetimos un par de veces y pasamos a los brazos. Hacemos lo mismo, tomamos aire, apretamos con fuerza los brazos, mantenemos el aie unos segundos, contamos hasta 3 y soltamos. Podemos hacer varias repeticiones. Ahora le llega el turno a las manos y los dedos. Cerramos el puño con fuerza durante unos segundos, lo abrimos y estiramos mucho los dedos. Lo hago varias veces. ¡Qué sensación tan agradable estoy sintiendo!

Por último, es el turno de las extremidades inferiores. Primero apretamos con fuerza los glúteos, como si quisiéramos levantarnos del suelo. Aguantamos unos segundos y soltamos. Podemos repetirlo un par de veces. Ahora le toca el turno a las piernas, las apretamos todo lo fuerte que podamos, aguantamos esa sensación de presión para después soltar… ¡Qué bien me siento! Por último, estiro mucho los pies, como si quisiera tocar la pared con los dedos y luego los estiro hacia atrás, como si la punta de mis dedos quisieran tocar mi cara. Lo repito un par de veces y… he terminado el ejercicio de relajación.

¡Qué bien me siento, tranquilo y relajado!

BEA RUBIO para ©Puedes Mejorar

También podemos usar vídeos que nos ayudan a relajar el cuerpo.

Os presentamos el que más nos gusta:

  • El cuento de las esponjas: nos invitan a que nuestras manos sean como esponjas que acarician todo nuestro cuerpo con mucho amor y tomando conciencia de cada parte.

9. CONTAR UN MINUTO

Esta actividad les gusta mucho a los niños y suelen demandarla muchas veces.

Se trata de algo tan sencillo como pedirles que cuenten un minuto.

Con un cronómetro, contamos un minuto y, los niños, tendrán que intentar acercarse lo máximo posible a la exactitud de saber cuándo ha pasado el minuto.

Si hay varios niños o, en una clase, les pediremos que, cuándo crean que ha pasado el minuto, levanten la mano y ver quién es el que más se ha acercado.

10. FRASES DE MOTIVACIÓN – MANTRAS

Es por todos conocido que los mantras son muy poderosos en las sesiones de meditación. Los mantras comunes, como el típico “ohmmmmm”, suelen ser más complicados y aburridos para los niños. Por eso, podemos usar frases de motivación como mantras, lo único que tendremos que hacer es poner una música relajante y repetir el mantra elegido varias veces.

Algunos ejemplos de mantras que podemos utilizar:

  • El mundo es maravilloso.
  • Soy feliz.
  • Soy fuerte y puedo superar todo lo que me proponga.
  • Me encanta tener amigos y sentirme querido por ellos.
  • Me siento feliz cuando ayudo a los demás.
  • Pedir perdón me hace mejor persona.
  • El planeta es mi amigo.
  • Soy una buena persona.
  • Me quiero mucho.

Tranquilos y Atentos como una Rana

Tranquilos y Atentos como una Rana

Queremos hacer especial mención a un método que nos encanta. Se trata de “Tranquilos y atentos como una rana”. Un material creado por Eline Snel que es un maravilloso primer paso para iniciar a los niños en el Mindfulness.

 Se trata de ejercicios de meditación guiada para niños en los que pone especial relevancia a la respiración y a la atención plena, al darse cuenta de las cosas que suceden a mi alrededor. 

El libro te explica de una manera clara y sencilla los conceptos claves del Mindfulness para niños: ofrece historias y ejercicios simples y breves que los niños podrán practicar a diario.

Está dirigido a niños de 5 a 12 años y a sus padres, que pueden acompañarlos en su práctica.

¡REBAJAS!
Tranquilos y atentos como una rana. La meditación para niños...Con sus padres (Psicología) + 1 CD-DA
154 Opiniones
Tranquilos y atentos como una rana. La meditación para niños...Con sus padres (Psicología) + 1 CD-DA
  • Eline Snel
  • Editor: Kairós
  • Edición no. 1 (04/09/2018)
  • Tapa blanda: 156 páginas

En el libro encontramos lo siguientes capítulos:

  • Introducción.
  • Los Padres Mindful.
  • La atención comienza con la respiración.
  • La atención comienza con la respiración.
  • El entrenamiento del músculo de la atención.
  • De tu cabeza a tu cuerpo.
  • Se avecina tormenta.
  • Manejar los sentimientos difíciles.
  • La fábrica de las preocupaciones.
  • Ser amable es divertido.
  • Paciencia, confianza y soltar.

Además, trae un CD con 11 ejercicios prácticos.

  1. Tranquilo y atento como una rana.
  2. La ramita.
  3. Atención a la respiración.
  4. El ejercicio del espagueti.
  5. El botón de pausa.
  6. Primeros auxilios para sentimientos desagradables.
  7. Un lugar seguro.
  8. La fábrica de las preocupaciones.
  9. Levantando la moral.
  10. El secreto del corazón.
  11. Buenas noches.

Cada pista dura entre 4 y 6 minutos, excepto la primera, que sería la que tendríamos que poner al iniciar nuestras sesiones de Mindfulness, que dura unos 10 minutos.

Te dejamos como ejemplo el vídeo de “el ejercicio del espagueti” que seguro te animará a comprar la colección.

¡REBAJAS!
Tranquilos y atentos como una rana. La meditación para niños...Con sus padres (Psicología) + 1 CD-DA
Eline Snel - Editor: Kairós - Edición no. 1 (04/09/2018) - Tapa blanda: 156 páginas
19,50 € - 5% 18,52 €

Libros de Mindfulness para Niños

Libros de Mindfulness para Niños

Estos son los libros más vendidos de Mindfulness para Niños en estos momentos:

¡REBAJAS!Más Vendido No. 1
Tranquilos y atentos como una rana. La meditación para niños...Con sus padres (Psicología) + 1 CD-DA
Eline Snel - Editor: Kairós - Edición no. 1 (04/09/2018) - Tapa blanda: 156 páginas
19,50 € - 5% 18,52 €
¡REBAJAS!Más Vendido No. 3
Juegos mindfulness: Mindfulness y meditación para niños, adolescentes y toda la familia (Psicoemoción)
Susan Kaiser Greenland - Editor: Other Publishers - Edición no. 1 (03/30/2017) - Tapa blanda: 256 páginas
12,00 € - 5% 11,40 €
¡REBAJAS!Más Vendido No. 4
Mindfulness: 20 secretos para vivir mejor
Marine Locatelli - Editor: edebé - Edición no. 1 (09/01/2017) - Tapa blanda: 96 páginas
14,00 € - 5% 13,30 €

Te animamos a que realices estas prácticas de Mindfulness para Niños para mejorar la capacidad de atención de los pequeños de la casa y poder darles así la oportunidad de disfrutar de una vida plena y feliz.

Última actualización el 2019-01-20 / Enlaces de afiliados a Amazon / Imágenes de la API para Afiliados

One Response

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.