Depresión postparto

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

La depresión postparto es un tipo de depresión que afecta a algunas mujeres después de dar a luz a un bebé.

Los síntomas incluyen tristeza, cambios en los patrones de sueño y alimentación, poca energía, ansiedad e irritabilidad.

Normalmente, la afección se desarrolla dentro de las 4 a 6 semanas posteriores al parto, pero a veces puede tardar varios meses en aparecer.

No se sabe por qué ocurre la depresión postparto. Sin embargo, la depresión no es una señal de que no amas a tu recién llegado, como temen algunas madres.


¿Qué es la depresión postparto?

qué es la depresión postparto

Es un trastorno psicológico que puede tratarse eficazmente con la ayuda de grupos de apoyo, asesoramiento y, a veces, medicamentos. Cualquier persona con síntomas de depresión postparto debe ver a su médico inmediatamente. Este tipo de depresión no solo afecta a las madres. Un estudio encontró que alrededor del 10% de los nuevos padres experimentan depresión postparto o prenatal. Las tasas más altas se pueden encontrar de 3 a 6 meses después del parto.

Síntomas de la depresión postparto

La depresión postparto puede afectar a los padres de varias maneras diferentes. A continuación, se presentan algunos signos y síntomas comunes:

  • Un sentimiento de estar abrumado y atrapado, que se hace imposible de sobrellevar.
  • Un estado de ánimo bajo que dura más de una semana.
  • Una sensación de ser rechazado.
  • Llanto continuo.
  • Sentimiento de culpa.
  • Irritabilidad frecuente.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores de estómago.
  • Visión borrosa.
  • Falta de apetito.
  • Pérdida de libido.
  • Ataques de pánico.
  • Fatiga persistente.
  • Problemas de concentración.
  • Motivación reducida.
  • Problemas para dormir.
  • El padre carece de interés en sí mismo.
  • Un sentimiento de insuficiencia.
  • Una falta de interés inexplicable en el nuevo bebé.
  • La falta de ganas de reunirse o mantenerse en contacto con amigos.

La depresión postparto no es lo mismo que la melancolía postparto, que afecta a muchos padres primerizos durante unos días después de dar a luz.

Sin embargo, si la capacidad de retomar la rutina diaria se ve afectada significativamente debido al bajo estado de ánimo, es un signo de depresión a largo plazo.

Muchas personas con depresión postparto no les dicen a las personas cómo se sienten. Las personas, familiares y amigos que pueden detectar los síntomas de la depresión postparto en una etapa temprana deben alentarlos a que obtengan ayuda médica lo antes posible.

Algunas personas con depresión postparto pueden haber tenido pensamientos dañinos hacia su hijo.

También pueden pensar en suicidarse o autolesionarse. Ni los padres ni el bebé se dañan en la mayoría de los casos, pero tener estos pensamientos puede ser aterrador y angustioso.


Causas de la depresión postparto

causas de la depresión postparto

La depresión luego del parto es probable que sea el resultado de múltiples factores. Sin embargo, sus causas exactas aún no se conocen.

La depresión generalmente es causada por eventos emocionales, estresantes, un cambio biológico que provoca un desequilibrio de las sustancias químicas del cerebro, o ambos.

Los siguientes factores pueden contribuir a la depresión postparto:

  • Los cambios físicos del embarazo.
  • Preocupación excesiva por el bebé y las responsabilidades de ser padre
  • Un parto complicado o difícil.
  • Falta de apoyo familiar.
  • Preocupaciones sobre las relaciones.
  • Dificultades financieras.
  • Soledad, no tener amigos cercanos y familiares alrededor.
  • Un historial de salud mental con problemas.
  • Las consecuencias para la salud del parto, incluida la incontinencia urinaria, la anemia, los cambios en la presión arterial y las alteraciones en el metabolismo.
  • Cambios hormonales, debido a una caída repentina y severa en los niveles de estrógeno y progesterona después del nacimiento.
  • Cambios en el ciclo del sueño.

Las dificultades con la lactancia materna también pueden estar vinculadas a la depresión postparto.

De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, las nuevas madres que experimentan dificultades para amamantar en las 2 semanas posteriores al nacimiento del bebé tienen un mayor riesgo de depresión postparto.

Las personas con antecedentes familiares de depresión tienen un mayor riesgo de desarrollarla por sí mismas. Sin embargo, nadie sabe por qué ocurre esto.

Un diagnóstico previo de trastorno bipolar también puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión postparto en comparación con otras personas con un nuevo bebé.


Diagnóstico de la depresión postparto

Un médico puede intentar descartar esta condición pidiéndole a la persona con depresión postparto sospechosa que complete un cuestionario de detección de depresión.

El médico a menudo le preguntará si se ha sentido de mal humor, con depresión o desesperanza durante el último mes. También preguntará si el nuevo padre todavía disfruta las actividades que normalmente los harían felices.

El médico también puede preguntar si el paciente tiene:

  • Problemas para dormir.
  • Problemas para tomar decisiones y concentrarse.
  • Problemas de autoconfianza.
  • Cambios en el apetito.
  • Ansiedad.
  • Fatiga, apatía o renuencia a participar en cualquier actividad física.
  • Sentimientos de culpa.
  • Volverse autocrítico.
  • Pensamientos suicidas.

Una persona que responde “sí” a tres de las preguntas anteriores, probablemente tenga una depresión leve. Una persona con depresión postparto leve todavía puede continuar con las actividades diarias. Más respuestas “sí” sugieren una depresión más severa.

Si la madre responde “sí” a la pregunta de hacerse daño a sí misma o al bebé, se diagnostica automáticamente como depresión postparto grave. Es posible que algunas madres sin pareja o parientes cercanos, para ayudar, no quieran responder estas preguntas abiertamente porque temen que se les diagnostique una depresión postparto y que sus bebés les sean arrebatados. Esto es muy poco probable que suceda. Un bebé solo es separado de su madre en situaciones extremas. Incluso en casos muy severos donde el individuo tiene que ser hospitalizado en una clínica de salud mental, el bebé generalmente lo acompañará. Si un nuevo padre tiene una depresión severa, enfrentará una gran dificultad para funcionar y necesitará una gran ayuda de un equipo dedicado a la salud mental.

El médico también puede ordenar algunas pruebas de diagnóstico, como análisis de sangre, para determinar si hay problemas hormonales, como los causados por una glándula tiroides poco activa o por una anemia.


Tratamiento de la depresión postparto

tratamiento de la depresión postparto

Los padres recientes que sienten que están mostrando síntomas de depresión postparto, deben ponerse en contacto con su médico. Aunque la recuperación a veces puede llevar varios meses, y en algunos casos incluso más, es tratable.

El paso más importante en el camino hacia el tratamiento y la recuperación de la depresión postparto es reconocer el problema. La familia, la pareja y el apoyo de amigos cercanos pueden tener un gran impacto en una recuperación más rápida.

Es mejor para la persona con depresión postparto expresar cómo se siente a las personas en las que puede confiar, en lugar de reprimir las emociones. Existe el riesgo de que las parejas u otros seres queridos se sientan excluidos, lo que puede ocasionar dificultades en las relaciones.

Los grupos de autoayuda son beneficiosos. No solo brindan acceso a una guía útil, sino también a otros padres con problemas, inquietudes y síntomas similares. Esto puede reducir la sensación de aislamiento.

► Terapias psicológicas para la depresión postparto

Los estudios han encontrado que la terapia cognitiva conductual (TCC) puede ser exitosae n casos moderados de depresión postparto.

La terapia cognitiva también es efectiva para algunas personas. Este tipo de terapia se basa en el principio de que los pensamientos pueden desencadenar la depresión.

Al individuo se le enseña cómo manejar mejor la relación entre sus pensamientos y el estado mental. El objetivo es alterar los patrones de pensamiento para que sean más positivos.

Para aquellos con depresión severa, donde la motivación es baja, las terapias de conversación solas son menos efectivas.

La mayoría de los estudios coinciden en que los mejores resultados provienen de una combinación de psicoterapia y medicamentos.

► Terapia electroconvulsiva para la depresión postparto

Si los síntomas son tan graves que no responden a otro tratamiento, podrían beneficiarse de la terapia electroconvulsiva (TEC). Sin embargo, esto solo se sugiere cuando todas las demás opciones, como los medicamentos, no han sido exitosas.

La TEC se aplica bajo anestesia general y con relajantes musculares. La TEC suele ser muy eficaz en casos de depresión muy severa. Los beneficios, sin embargo, pueden ser de corta duración.

Los efectos secundarios incluyen dolores de cabeza y pérdida de memoria que generalmente es, pero no siempre, a corto plazo.


La depresión postparto es una condición que se puede presentar en cualquier persona y que puede superarse en corto y mediano plazo.

Recuerda que lo mejor siempre será el correcto control con un especialista en salud mental, quien evaluará a detalle tal condición y así abordará oportunamente el nivel que se presente la depresión postparto.

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.