Rabietas infantiles – Qué son y cómo gestionarlas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En este artículo te contamos qué son las rabietas infantiles, las cuales, como padre, seguro has sufrido en más ocasiones de las que te gustaría.

No te preocupes, las rabietas infantiles son normales y hay que pasarlas. Por eso, la mejor opción es conocer cómo gestionarlas de la mejor manera posible para buscar un doble beneficio, que el niño se tranquilice y que vosotros, como padres, seáis capaces de parar la rabieta del niño de una manera fácil y sin montar ningún número.


⛔ Qué son las Rabietas Infantiles

qué son las rabietas infantiles

Las rabietas de los más pequeños son una manifestación emocional y psíquica cuyo objetivo principal es la expresión de emociones negativas de frustración, rabia o enfado.

Estas actuaciones son muy intensas y explosivas y se expresan en un período de tiempo muy corto.

El motivo principal suele ser la falta de comprensión por parte de los adultos, la frustración de los niños al no conseguir lo que quieren, una llamada de atención o, incluso, puede llegar a ser un intento de manipulación por parte del niño.

Las acciones que los niños manifiestan en las rabietas son, entre otras:

  • Lloros.
  • Gritos.
  • Pataletas.
  • Echar a correr.
  • Dar golpes a las cosas o al suelo.

El enojo de los pequeños… En otro nivel

Está bien que los niños se enojen, es decir es parte de las emociones que deben desarrollar, pero… ¿Qué pasa cuando eso llega a otro nivel?

Empieza a patalear, gritar, tirarse al suelo, golpear, aguantar la respiración, y peor aun… ¡En lugares públicos!

Esto sin duda saca de quicio a los padres y tutores, y absolutamente todos piensan lo mismo: ¿Cómo hago para callarlo? Vamos a hablar un poco de este tema.


⛔ ¿Por qué suceden las Rabietas?

por qué suceden las rabietas infantiles

El niño, a partir de los dos años de edad empieza a mostrarse más independiente. Hace cosas por él solo que antes no hacía y esa autonomía le hace pensar que tiene un cierto “poder” que quiere empezar a investigar. De ese modo, comenzará a expresar sus deseos y querrá que satisfagamos sus necesidades aquí y ahora.

Si a esto le sumamos que el niño, a partir de los tres años entra en una etapa egocéntrica en la que solo piensa en él y no en los demás, tenemos los ingredientes perfectos para crear una rabieta.

Yo soy lo primero, yo soy el más importante, me da igual lo que piensen o hagan los demás, quiero que se me preste atención y se haga todo lo que yo quiero.

Ahí tenemos el comienzo de cualquier rabieta infantil.

Teniendo en cuenta la madurez del niño, lo normal es que las rabietas vayan disminuyendo conforme el niño va aprendiendo a regular sus emociones, en torno a los cinco años de edad.

¿Soy un mal padre?

Es normal que los padres piensen en esta pregunta, o para los que aun no lo son: “¿Llegaré a aguantar a un niño haciendo esto?” Las rabietas infantiles son la forma que tiene el niño de mostrar su malestar o frustración frente a un suceso, así que no debemos sentirnos mal por creer que estamos educando mal a nuestros hijos.

La respuesta es ROTUNDAMENTE NO.

Las rabietas infantiles son algo normal de la infancia de nuestros hijos. Muchos niños tienen rabietas ocasionales, otros la mayoría del tiempo las tienen, cada niño responderá de manera diferente…

Pero no debemos verlo como algo extraordinario que solo nos pasa a nosotros. Lo que debemos hacer es gestionarlo de una manera correcta para que, a la vez que paramos la situación incómoda, el niño vaya aprendiendo que no tiene que enrabietarse por cualquier cosa.

¡OJO! Mucha gente cree que “castigar severamente” es la solución. Si opináis así, seguid leyendo porque esto os interesa.


⛔ Consejos para las Rabietas Infantiles

consejos para las rabietas infantiles

A continuación os damos unos consejos fáciles y sencillos que todos podemos hacer:

1. Padres, mantenerse firmes y no ceder ante la rabieta del niño.
2. Dar explicaciones cortas, pues el niño no entenderá como un adulto.
3. En ocasiones, es necesario demostrar la autoridad, no con amenazas, sino dando nuestra reflexión: “No te lo compraré porque no, ahora no puedes comer chocolate porque vas a cenar dentro de media hora y luego no tendrás hambre!”
4. Y en el mejor de los casos, dejar que se calme solo.
5. Escuchen y respondan al niño cuando se calme, enséñenle que no es correcto lo que hizo, debe expresar lo que siente con palabras y no “haciendo show”.

Evitar las rabietas en los niños

Ahora hablemos sobre cómo evitarlas, ya hablamos de que podríamos hacer tras que ya está ocurriendo la rabieta, pero también existen maneras de evitarlas.

“La mejor batalla no es la que se gana, sino la que se evita”.

El mejor consejo que podemos dar es mantener al niño distraído y que gaste sus energías en algo productivo, que hagan actividades físicas, sean flexibles pues ellos en algún momento terminaran la etapa de sus arranques de ira, y a no otorgarle siempre lo que desea, todo esto podrá salvarles de muchas situaciones.

Os dejamos un bonito cuento que ayudará a los niños a entender que las rabietas no son buenas:


Ahora solo te falta poner en marcha los consejos que te hemos dado para evitar las rabietas infantiles o solucionarlas de la mejor forma posible cuando sucedan.

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.