Indisciplina Escolar

Cada día es más común encontrar profesores desesperados porque no saben cómo gestionar los conflictos que surgen en las aulas.
En este artículo os damos algunas claves que os ayudarán a terminar con la indisciplina en las aulas.

⛔ Problemas de conducta en niños

problemas de conducta en niños

La escuela, es el factor situacional que, junto con la familia, más influye en el proceso socializador del niño.

Si bien es cierto que cuando un niño llega a la escuela puede tener ya latentes problemas de comportamiento derivados de su situación familiar, personal o del contexto social al que pertenecen, también es cierto que en otras ocasiones es la escuela quién genera estas situaciones.

En este sentido, la escuela deberá poner todo su empeño en prever estos problemas, desarrollando todo tipo de acciones tanto preventivas como educativas e introduciendo todos aquellos cambios que sean necesarios para lograr ofrecer a estos alumnos una enseñanza de calidad, que se ajuste a las necesidades que derivan de sus problemas de comportamiento.

◉ Definición de problemas de conducta

Las alteraciones comportamentales son ciertas conductas que afectan a la relación del sujeto con su entorno, interfieren negativamente en su desarrollo, que se constituyen en síntomas pero no se organizan en forma de síndrome, sino que se presentan de forma aislada o en combinaciones muy limitadas; que no son patológicas en sí mismas sino que el carácter patológico viene dado por su exageración, déficit o persistencia más allá de las edades en las que suele cumplir un papel adaptativo, que son estables y, por tanto, más resistentes a la intervención que los trastornos situacionales transitorios, pero menos que la psicosis, neurosis y otros trastornos profundos.Brioso y Sarriá (2001)
Los problemas de comportamiento se refieren a toda una amplia gama de manifestaciones conductuales que por exceso, déficit o inadecuación, están interfiriendo en el proceso de desarrollo y adquisición de repertorios conductuales adaptados, adecuada socialización y habilidades y contenidos académicos en un determinado sujeto, con las consiguientes secuelas negativas para el propio sujeto, la familia, la escuela, los compañeros, y en definitiva, el medio próximo y distal en el que se desenvuelve. Rodríguez de la Mota (1997)

⛔ Alumnos conflictivos

alumnos conflictivos

Cada alumno es diferente y por tanto, no podemos generalizar en cuanto a las características que definen a los alumnos conflictivos.
Aún así, después de muchos años trabajando con alumnos con problemas de conducta, podemos decir que suelen presentar unas necesidades educativas que todo profesor o maestro debe tener en cuenta a la hora de trabajar con ellos y programar actividades:
  • Necesidad de un ambiente estructurado y predecible así como de reducir la estimulación ambiental y de controlar al máximo los estímulos distractores.
  • Necesidad de adquirir habilidades sociales y un comportamiento asertivo que desarrolle sus competencias sociales y emocionales.
  • Necesidad de establecer habilidades socio-afectivas que le ayuden a ponerse en el lugar del otro.
  • Necesidad de aceptar normas que le permitan seguir de manera adecuada las distintas dinámicas propuestas en el aula.
  • Necesidad de entrenamiento en habilidades de autocontrol y en autoinstrucciones y de adquirir estrategias en resolución de problemas.
Por todo ello, será necesario en estos alumnos potenciar los comportamientos ajustados mediante el refuerzo positivo y el diseño de actividades preparadas para ello así como desarrollar comportamientos básicos y necesarios que no pertenecen a su repertorio comportamental.

⛔ Cómo controlar una clase conflictiva

cómo controlar una clase conflictiva

 

La respuesta educativa que los alumnos con trastornos de conducta precisan en el aula de forma concreta, para que tenga éxito debe quedar enmarcada bajo una actuación coordinada y coherente de toda la comunidad educativa. No sirve con que solo el tutor lleve a cabo medidas, sino que todas las personas que están en contacto con el niño deben trabajar de forma conjunta para lograr extinguir las conductas conflictivas.

Para controlar una clase conflictiva de forma efectiva debemos intervenir a nivel grupal pero, de forma concreta, también a nivel individual con los alumnos que corresponda.

◉ Actividades grupales para mejorar la conducta

  En cuanto a la intervención a nivel grupal, deberemos asumir la importancia de que todos los niños tengan buenas estrategias para relacionarse socialmente y solucionar de forma eficaz problemas de distinta índole.

Favoreciendo entrenamientos en esta dirección no sólo se previenen los problemas de conducta, sino que hace a los niños más fuertes para enfrentarse de forma eficaz al medio. Son, por tanto, técnicas que, cada vez con más frecuencia, se están entrenando en todos los alumnos, y no sólo en aquellos que presentan algún tipo de problemática.

  También podemos llevar a cabo un entrenamiento en habilidades sociales, partiendo de la premisa de que éstas son comportamientos aprendidos, por lo que se emplean un conjunto de técnicas conductuales y cognitivas enfocadas a la enseñanza de aquellas que el sujeto no tiene en su repertorio y modificar las que son inadecuadas.
  Actividades propuestas para respetar las normas de clase. Un ejemplo para trabajar esto puede ser que el tutor proponga a los alumnos el establecimiento, entre todos, de unas normas básicas y muy concretas para facilitar la convivencia del grupo y el trabajo escolar:

  • Subir y bajar del patio en fila, sin correr ni gritar.
  • No interrumpir los compañeros o al profesor cuando hablen.
  • Respetar los momentos de trabajo y descanso.
  • Hablar, en lugar de gritar, con el compañero cuando sea necesario.
  • Dialogar en lugar de agredir cuando surjan conflictos.

Asimismo, se delimitarán claramente cuáles serán las consecuencias del incumplimiento de las mismas.

  Y finalmente, deberemos incidir también en trabajar la autoestima de los alumnos, ya que, aunque en el caso de los niños con problemas de conducta se convierte en algo necesario, sobre todo debido a sus escasa tolerancia a la frustración y su hipersensibilidad a la crítica, el trabajo sobre la autoestima resulta esencial como un arma para prevenir un buen número de problemas en el desarrollo social y emocional del niño, por lo que conviene ser trabajada de forma global en el aula.

◉ Actividades para mejorar la conducta de un alumno problemático

En cuanto a la intervención a nivel individual, vamos a dar ejemplos como si estuviéramos hablando de un alumno en concreto que necesite modificar su conducta disruptiva:

  Actividades dirigidas a trabajar el control estimular, como por ejemplo, sentar a todos los alumnos por parejas; seleccionar un compañero para el alumno en concreto que pueda tutorizarlo en determinados momentos y al que éste pueda imitar en cuanto a comportamientos y trabajar así el modelado.
  Es muy importante también establecer con el alumno un sistema de refuerzo positivo de las conductas alternativas a las disruptivas, para ello, deberemos informarle del comportamiento que se espera de él en determinadas situaciones como que permanezca sentado mientras trabaja:

  • Que termine las actividades que se proponen.
  • Que procure escuchar.
  • No interrumpir cuando se habla.
  • Si se molesta por algo, pensar unos segundos antes de llevar a cabo una conducta inadecuada…

También deberemos informarle del sistema de registro que se va a utilizar, por ejemplo, suele ser muy útil la utilización de un cuadrante que se colocará en el panel de corcho del aula y que el propio alumno rellenará al final de cada sesión de trabajo con un signo positivo o negativo. Al final de cada jornada escolar al principio y semanalmente más tarde, el alumno recibirá el refuerzo que consistirá en halagos por parte del tutor, en la realización de alguna actividad que suponga un premio para el alumno o en algún premio de tipo material que sea muy significativo para ella.

La implantación del sistema de refuerzos supondrá el ignorar la conducta problema en el mismo momento en que se produce, evitando así tanto el que la atención del grupo recaiga sobre el alumno como la interrupción de la dinámica de trabajo. Para que esto tenga efecto positivo, deberemos haber establecido anteriormente un contrato con la alumna en el que se establezcan las conductas que debe realizar y las consecuencias que tendrán sus actos.


Con este artículo seguro te resulta más fácil mejorar la conducta de tus alumnos y hacer del aula un lugar lleno de afecto y confianza.

One Response

Leave a Reply

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Puedes Mejorar Corporation.